viernes, 1 de agosto de 2008

Nada es para siempre

La noche era murmullo de gotas de lluvia blanda, de alma avariciosamente aspirada, de corazones encendiendo estrellas para calcinar la queja del impasible tiempo que irremediablemente llega para decirse adiós. Es inútil guardar el minuto para la eternidad.
Y llegó el día puro como un beso inmolado, con ese brillo matizado del sol entre las hojas que observaron con signos de agotamiento por el fragor de las últimas horas. Ella se acercó a la ventana y con una emoción contenida, se estremeció ante la belleza del mundo y de las cosas, saboreando ese olor a musgo que evidenciaba que estaba ante el cálido río de su infancia, la melancólica tierra donde no existe el desamparo y se dejó envolver por la nostalgia referencial de un sentimiento: permanecer.
Pero hoy esto, ya es también historia.

6 comentarios:

Conchi dijo...

Permanecer... ¿Quién no tiene ese sentimiento, ese deseo...?. Maravilloso el cuadro y el texto. Enhorabuena.
Si tienes tiempo y te apetece partcipar en un proyectillo pásate por mi blog.
Te dejo un abrazo "caluroso"!
Conchi

beker dijo...

Muchas veces es mejor asi, anclando los pequeños momentos de gloria, muchos besos querida Xana:)

RAQUEL dijo...

Gracias por tu visita, por tus palabras,me gusta mucho esta pintura ¿es obra tuya?. Que bello los poemas de Xesca es un regalo para mis MIRADAS, Y otro para mi LENGUAJE SIN VOZ, Es un honor para mí tenerla en mis blogs, porque sus versos llegan a lo profundo del corazón.
Vive eternamente este día, porque el hoy es un don maravilloso que tienes y porque la vida es un eterno presente.
Un abrazo desde Argentina

Piedad dijo...

He pasado por aquí para saludarte. Te diré que me ha gustado mucho este texto, de las fotos si es que tienes no puedo opinar, pero seguro que son bonitos como el escrito.
besos.

Conchi dijo...

Entreluces, te dejo un saludo con el deseo de que pases un feliz domingo.
Conchi

♥ Ma®iana Camandrelly ♥ dijo...

“Arrebatas lo que Vives”, emanamos un llamado a otras personas con quien tenemos terreno común, y que poseen situaciones acordes a nuestros pensamientos. Lo que nos habita invisiblemente de alguna manera también puede conformar nuestra vida visible...